¿Qué es la celulitis?

Comúnmente la celulitis se conoce como la acumulación de tejido adiposo en zonas concretas del cuerpo que forman nódulos adiposos de grasa y toxinas. La celultitis también se conoce como Piel de naranja.

Aunque es más frecuente en unas etnias que en otras podríamos decir que entre el 85 % y el 98 % de las mujeres presentan algún grado de celulitis pasada la pubertad. Parece que hay algún tipo de componente hormonal en su desarrollo.

En los hombres es más raro encontrar la celulitis aunque si hay hombres que la padecen.

Se puede hablar de tres grados de celulitis:

  • Celulitis dura
  • Celulitis blanda
  • Celulitis edematosa

Celulitis dura
La celulitis dura es masiva y compacta. Invade los muslos y la pelvis. Estéticamente hablando es la menos agresiva con el equilibrio de líneas del cuerpo. Se reconoce al palpar con la mano, se aprecia un ligero acolchamiento. Es posible que resulte doloroso si se aprieta ligeramente la zona. Con pequeños golpes la piel puede amoratarse y pueden aparecer cardenales.

Cuando la celulitis es dura, la piel es compacta y difícil de pellizcar. Suele presentar también estrías y su temperatura es más fría que en el resto del cuerpo. Externamente, la piel presenta ondulaciones.
Suele aparecer en mujeres jóvenes.

Celulitis blanda
La celulitis blanda es más grave, es bastante antiestética y más complicado su tratamiento. Es
perfectamente visible y su volumen por lo general se balancea de un lado a otro cuando la mujer que la sufre se mueve. Con este tipo de celulitis se produce un aumento de volumen, las venas se hinchan y los tejidos se inflaman.

La apariencia de los tejidos afectados por la celulitis blanda es de poca consistencia y flaccidez, suele afectar a muslos, caderas y nalgas. Es fácilmente reconocible porque las zonas donde aparece cambian de forma cuando se aprieta con la mano o cuando se cambia la posición del cuerpo.
Suele aparecer en mujeres a partir de los 35/40 años.

Celulitis edematosa
La celulitis edematosa no es muy frecuente pero de los tres tipos es la más grave.
Las acumulaciones de este tipo de celulitis tienen tendencia a hinflamarse y pueden llegar a variar hasta 10 cm. en un solo día. Suele afectar fundamentalmente a los muslos, y si no se trata adecuadamente, con los años puede degenerar en varices.
Suele aparecer en la pubertad.

La celulitis aparece por una alteración de la circulación de la capa grasa (hipodermis). El tejido graso aumenta y las paredes se engrosan formando así los hoyuelos. Es por eso tan importante realizar ejercicio como correr, ciclismo, Zumba… para reforzar glúteos y muslos.

La celulitis no es una enfermedad ni síntoma de enfermedad. Para controlar la celulitis lo mejor es combinar una buena alimentación con el ejercicio, en definitiva una vida saludable.

Aunque encontramos tratamientos como cremas o mesoterapia que nos pueden ayudar a controlarla.

Se diferencian 4 fases en la celulitis:

Fase 1: Ectasia circulatoria: venosa, linfática y dilatación de vasos dérmicos. Edema intersticial periadipocitario.

Clínicamente: Pesadez de piernas, la zona celulítica se palpa espesa, infiltrada, menos elástica y más fría, comienza a verse a la presión la “piel de naranja”. Pueden aparecer algunas telangiectasias. Esta etapa es reversible.

Fase 2 Exudativa: La dilatación vascular aumenta, sale suero desde los capilares hacia el tejido subcutáneo. El edema empuja a las fibras conjuntivas y filetes nerviosos. Hay hiperplasia e hipertrofia de fibras reticulares pericapilares y periadipocitarias.

Clínicamente: A los síntomas de la fase 1, se agrega dolor a la palpación de la zona celulítica. A la presión aparece la «piel de naranja». Aparecen estrías y várices, tendencia a la obesidad y lipodistrofia localizada. Esta fase también puede ser reversible. Periodo de actividad genital.

Fase 3 Proliferación Fibrosa: Las fibras de dermis e hipodermis sufren una degeneración del colágeno, se forman bloques amorfos que provocan aprisionamiento de los adipocitos llenos de triglicéridos. Se altera el metabolismo celular y se forman «micronódulos».

Clínicamente: “Piel de naranja espontánea”. La piel está fría, seca y con «pocitos». Varices superficiales y profundas. Artropatías dolorosas y Lipodistrofia localizada asociada a Estrías nacaradas y Flaccidez. Periodo Premenopáusico, se hace difícil la reversibilidad, salvo efectuar un TratamientEno exhaustivo y sostenido.

Fase 4 Fibrosis cicatrizal: La Progresiva compresión de vasos y nervios, produce alteración nutricional del tejido conjuntivo, sin alteración real del tejido adiposo que permanece normal en su constitución química. La unión de micronódulos forma el “macronódulo”.

Clínicamente: «Piel acolchonada o capitoné” que se ve a simple vista sin necesidad de presión (nódulos duros e indoloros). Periodo Post menopáusico. Esta fase no puede ser revertida

Conoce aquí todos los tipos de celulitis